ANÁLISIS DE TEXTO: LA CONJURA DE LOS NECIOS

John Kennedy Toole

Toole nació en Nueva Orleans, en 1937, siendo hijo de una madre aparentemente controladora que volcó en su hijo la frustración de sus sueños truncados. Destacó desde muy joven por su agudeza intelectual y por sus buenas notas. La conjura de los necios fue escrita entre 1961 y 1963, mientras John Kennedy Toole cumplía su servicio militar en Puerto Rico. Toole no consigue que su novela sea publicada, afectando a su delicada situación emocional[1]. Según su biógrafo oficial, Cory MacLauchlin (2010), John Kennedy Toole podría haber padecido esquizofrenia. Anímicamente decaído, no alcanzó a ver la publicación de su novela y el éxito posterior que le valió un Pulitzer en 1981, pues se suicidó en 1969, a la edad de 31 años. Fue gracias a la insistencia de su madre, Thelma Toole, que visitó persistentemente a numerosos editores, hallándose entre ellos al receptivo novelista Walker Percy, quien facilitó la publicación póstuma de La conjura de los necios (Fernández, 2010: 35 – 37).

Según Cory MacLauchlin, no existen elementos autobiográficos en la novela. El personaje de Ignatius está inspirado en un hombre llamado Bob Byrne, amigo de Toole. La novela se desarrolla en Nueva Orleans porque este sitio representa una isla cultural dentro de Estados Unidos. Se habla de una comunidad europea muy grande, por lo que sus tradiciones son distintas de las americanas. Esto se puede ver reflejado en La conjura de los necios, donde se muestra la pluralidad de la ciudad mediante la creación de pintorescos personajes (MacLauchlin, 2015).

Contexto

La obra fue escrita a principios de 1960. Históricamente, Estados Unidos estaba pasando por un momento muy convulso. Los personajes creados por John Kennedy Toole actúan como representantes de distintas comunidades y de los niveles sociales de Nueva Orleans durante la década de 1960. Conocemos a la comunidad negra, representada por los obreros de Levy Pants y, en especial, por Jones, el empleado del bar «Noche de Alegría».

La conjura de los necios se escribió con el trasfondo político y social del Civil Rights Movement, que perseguía la justicia e igualdad social durante los años 50 y 60, buscando principalmente la obtención de derechos legales para los negros en EE.UU., ya que la abolición de la esclavitud no había acabado con la discriminación, con especial énfasis en el territorio sureño (History, 2009). En el texto se ve reflejada la lucha por la obtención de derechos civiles, la liberación de las mujeres y la comunidad gay, todo lo que Ignatius J. Reilly ve como improbable según su visión conservadora derivada de la teología cristiana medieval, deseando un siglo XX con las adecuadas “geometría y teología” (Toole, 1992: 49).

Estructura

La obra está estructurada de forma lineal, dividida en catorce capítulos, que se dividen, a su vez, en cincuenta y nueve subcapítulos. El libro está escrito en prosa y tiene dos clases de narradores: intradiegético y extradiegético. La mayor parte del libro está narrada en tercera persona por un narrador omnisciente, pero, ocasionalmente, Ignatius contribuye con algunos fragmentos narrados en primera persona para sus futuros textos de denuncia, aquellos que, según él, ayudarán a encarrilar nuevamente a la humanidad.

Ideas principales

John Kennedy Toole, según MacLauchlin (2010), no era un filósofo, sino que “lo que hacía era observar a la gente y reírse de ella […] él creía en algo, probar lo ridícula que era la humanidad”. En La conjura de los necios Jones hace comentarios sarcásticos para hacer visible la injusticia de los blancos contra los negros. El escritor explota satíricamente los estereotipos de los 60: los obreros negros explotados, representados por Jones y los obreros de Levy Pants; el capitalista, representado por el señor Levy, que encarna, junto con su esposa, la burguesía de la época (Fernández, 2010: 39); las comunidades étnicas representadas por Jones, los obreros y González; las activistas feministas, representadas por Myrna Minkoff y su círculo; la clase media trabajadora, representada por la madre de Ignatius; la comunidad gay, representada por el hedonista Dorian Greene; y la policía, representada por el desafortunado patrullero Mancuso.

Ignatius J. Reilly

Es el héroe que entrelaza las vidas de todos los personajes estereotípicos del mundo de Toole que se convierte en la víctima propiciatoria de los acontecimientos y del desenlace de estos. Tiene 30 años, vive con su madre, Irene Reilly y se dedica a escribir “una extensa denuncia contra su siglo” (Toole, 1992: 18) en la que comenta la corrupción de la sociedad. Ignatius no cree en la iglesia católica moderna, además de que no le simpatiza el Papa actual, que “no se ajusta en absoluto a su idea de un Papa firme y autoritario” (Toole, 1992: 48), refiriéndose a los modelos medievales que tiene en mente.

Ignatius cree que él es superior intelectualmente a Myrna Minkoff y, por tanto, las manifestaciones políticas no merecen su presencia, aunque su visión del mundo está desfasada. Por otro lado, Myrna Minkoff representa a la nueva mujer activista e intelectual de los 60, que se siente liberada sexualmente y que es libre de ver a través de Ignatius y de su misoginia, concluyendo en que le falta sexo e insinuando una homosexualidad latente en Ignatius.

Ignatius es un personaje que se identifica como anacrónico: añora un mundo en que los valores medievales vuelvan a regir la sociedad y que, dicho sea de paso, lea todo el mundo La consolación de la filosofía, de Boecio. En Ignatius nace la iniciativa de crear un partido político gay, una idea muy seria en la actualidad, pero que, sin embargo, en la década del 60 faltaban años para que se convirtiera en una realidad.

Este personaje quiere liderar la lucha de los obreros negros de «Levy Pants» porque cree entenderlos, pero le disgusta la idea de que los negros se unan a la clase media, tema alrededor del cual gira el movimiento por los derechos civiles. Esto se debe a que cree firmemente en su visión medieval de una jerarquía con un sistema de clases sociales fijo, pues incluso la democracia es demasiado moderna para él: “siempre he sospechado que la democracia llevaría a esto” (Toole, 1992: 49).

El elemento satírico en la intromisión de Ignatius gira en torno a la idea de la condescendencia blanca y la incomprensión hacia las minorías étnicas. Ignatius escribe una pancarta donde traduce la lucha por los derechos civiles para los negros a la terminología medieval que él entiende: “Cruzada por la Dignidad Mora” (Toole, 1992: 135), cambiando la idea de manifestación por “cruzada”. Cuando la madre de Ignatius insinúa que él es comunista, Ignatius le explica que lo que él quiere “es una buena monarquía, firme, con un rey decente, de buen gusto, un rey con ciertos conocimientos de teología y geometría, y que cultive una Rica Vida Interior” (Toole, 1992: 201).

Interpretación

Ignatius es un hombre con una apariencia extravagante, tanto física como indumentariamente, incluso sin llevar su disfraz de pirata. Pero, fue la voluntad de Toole que Ignatius desfilara por una ciudad sarcásticamente modificada y con estereotipos genuinamente explotados, un escenario carnavalesco repleto de perversas y desafortunadas figuras. El final de La conjura de los necios es más bien un comienzo. La trama termina en las fronteras de Nueva Orleans, lo que no significa la catarsis del personaje y el abandono de sus ideales.


NOTAS

[1] La información mostrada procede del artículo “Ignatius contra el mundo”, de Juan Domingo Martín Fernández, donde se utiliza información biográfica extraída de Ignatius Rising: The Life of John Kennedy Toole, la primera biografía de John Kennedy Toole, de René Pol Nevils y Deborah George Hardy.


BIBLIOGRAFÍA

Fernández, J. (2010). Ignatius contra el mundo: «La conjura de los necios», de John Kennedy Toole. Cuadernos de Psiquiatría comunitaria. Vol. 10 (No 2), pp. 35- 44. Disponible en: https://dialnet.unirioja.es/servlet/articulo?codigo=3983227.

History.com Staff. (2009). Civil Rights Movement. A+E Networks: History.com. Disponible en: https://www.history.com/topics/black-history/civil-rights- movement.

MacLauchlin, C. (2015). Una mariposa en la máquina de escribir: la vida trágica de John Kennedy Toole y la extraordinaria historia de «La conjura de los necios». (Najmías, D., trad.). Barcelona: Editorial Anagrama.

Reyes, O. (9 de julio de 2010). Cory MacLauchlin: «Existe bastante parecido entre Ignatius Reilly y Don Quijote». La razón. Disponible en: https://www.larazon.es/cultura/cory-maclauchlin-existe-bastante-parecido-entre- ignatius-reilly-y-don-quijote-GB10225344.

Toole, J. (1992). La conjura de los necios. (Flórez, J. y Pérez, A., trad.) Barcelona: RBA.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *