LA CAPITALIZACIÓN DE LA FIGURA DE FRIDA KAHLO

Frida Kahlo fue una activista y artista nacida el 6 de julio de 1907 en Coyoacán, Ciudad de México. Fue hija de un alemán que había emigrado hacia México a finales del s. XIX. Se trata de una mujer, sin duda, interesante, cuya personalidad atraería a su casa personas tan importantes como Joan Miró o André Bretón, solo llamados por la admiración que profesaban por Frida, más allá de la figura de su marido, el gran muralista Diego Rivera (Moix: 2005: pp. 11-12).

Es un hecho que Frida Kahlo fue un personaje notable, ya que le precede una vida difícil, entre otras cosas. Sus amistades, su marido, su mundo. Todo esto ha contribuido fuertemente a colocar su persona sobre un pedestal, rescatando su figura para más adelante convertirla en un producto que a día de hoy proporciona gran placer consumir a las mujeres pertenecientes al movimiento feminista moderno, ya que se hallan identificadas con Frida Kahlo.

Hoy en día el sistema económico que predomina en el mundo es el capitalismo. El capitalismo es un órgano generador de energía, cuyo voltaje social procede, en palabras de Robert Heilbroner (1996: p. 34), de “la ambición de progresar, de ganar dinero, de acumular capital”. Sin embargo, es preciso aclarar que no es lo mismo capital que riqueza, ya que el capital representa la voluntad de amasar la riqueza. Y es esta voluntad la que a menudo lleva a la creación de elementos para alentar a los consumidores, para darles productos hechos a medida, fabricados especialmente para los compradores.

Así, gracias a la globalización, se ha extendido capilarmente por la sociedad la imagen de Frida Kahlo, aunque no es ella la única víctima del capitalismo. Hoy en día se comercia con personajes que, supuestamente, encarnan ciertos valores. Lo mismo ocurre en el caso del Che Guevara, cuya imagen luce vistosa en las camisetas de los jóvenes y no tan jóvenes de todo el mundo.

De acuerdo con Eduardo Álvarez Puga (1996: p. 77): “La información es tratada por la ideología del mercado como una mercancía más.”. Adaptando este razonamiento, las características de estos personajes, su contenido moral, sus virtudes, en fin, aquello que representan, es convertido en mercancía, una mercancía altamente valorada y pagada por los consumidores, para quienes se fabrican, tratan de venderse, son comprados y se manipulan continuamente como cualquier otro producto de la industria.

Frida Kahlo ha sido procesada por el órgano digestivo de la sociedad capitalista, dando como producto una marca que se vende en numerosos países y que es especialmente codiciada por aquellas que se identifican con el movimiento feminista, ya que hallan un paralelismo entre Frida Kahlo y mujeres fuertes de épocas anteriores, además de que, de acuerdo con la historiadora Laura González Matute (El Universal, 2015), las mujeres encontraban muy atractivo el sufrimiento reflejado en los cuadros de Frida Kahlo, identificándose con la serie de problemas que aguantó la artista a lo largo de su vida. Otro factor importante que señala González Matute es la admiración que despierta su voluntad de vestir de forma tradicional en un país en el que lo tradicional de la cultura mexicana se vinculaba con la pobreza, despertando un rechazo hacia lo no convencional. Frida Kahlo se alzó contra todo eso y, de hecho, impuso una moda, cosa que deslumbró a las mujeres de los 70, que decidieron adoptar a la pintora como ícono feminista.

Así fue como comenzó el proceso de apropiación de la imagen de Frida Kahlo por parte de la moda. Frida Kahlo está siendo objeto de una sobreexplotación, ya que su imagen es llevada por los jóvenes impresa en camisetas, así como en fundas de móviles o agendas, todo sin que estas personas sepan algo sobre su vida (El Universal, 2015). Un ejemplo de esto es la marca Stradivarius, que en el año 2015 presentó una colección inspirada en Frida Kahlo, con su imagen estampada en camisetas con el texto “A besos entiendo, a veces no”. Esta marca lanzó dicha colección el mes de marzo, por lo que aludieron a la celebración del día de la mujer como motivo por el cual decidieron realizar un homenaje a través de la creación de distintos estampados (El Universal, 2015).

De acuerdo con Juliana Fregoso (2018), los valores feministas que Frida Kahlo encarna son “el respeto a su condición y la igualdad de oportunidades”, y parece encajar, ya que, como se mencionó antes, esta artista tuvo la voluntad de vestir atuendos típicos, así como vivió libremente su sexualidad, siendo bisexual, y logró sobresalir como pintora al lado de su famoso marido Diego Rivera. Fregoso destaca entre las virtudes que hacen de Frida Kahlo un personaje excepcional “el amor, la inclusión, su pasión por la naturaleza y su pasión por los animales”.

Frida Kahlo es en la actualidad una marca consolidada. En el año 2005 los derechos del nombre y de la imagen de Kahlo fueron comprados por la empresa Frida Kahlo Corporation, que se encarga de conceder los permisos a las marcas de ropa para que estas reproduzcan su imagen. Esta empresa defiende el valor agregado que añade Frida como persona a los productos. La mayoría de las empresas que han adquirido la licencia para comerciar con la imagen de Frida Kahlo radican en Europa, Sudamérica y Estados Unidos. Sin embargo, la explotación de la figura de Frida Kahlo ha dado algunos resultados positivos, ya que la empresa Frida Kahlo Corporation apoya económicamente a fundaciones que se dedican al cáncer de mama, así como a la ayuda para niños o migrantes (López-Dóriga, 2016). Existen poco más de 50 marcas que se han licenciado para hacer uso de la imagen de Frida Kahlo. Las marcas que más destacan son Converse, Aeroméxico, Zara o Scribe. Sin embargo, la imagen de Frida Kahlo lleva siendo utilizada desde antes de que se concedieran permisos a las marcas formalmente (GlobalMedia, 2017).

Frida Kahlo se sentía identificada con el movimiento revolucionario de México, así como con la ideología comunista. A pesar de esto, Kahlo se ha convertido en un producto que puede comercializarse y que es explotado no solo por las empresas de su país de origen, sino por empresas extranjeras (GlobalMedia, 2017). La vida de Frida Kahlo, sin embargo, iba más allá de la pintura y de su matrimonio con un hombre mayor que ella, Diego Rivera, ya que se trata de una mujer que trabajó figuradamente como embajadora de la cultura mexicana (y a día de hoy se podría decir que lo sigue haciendo), siendo una mujer activista, faceta de su vida menos conocida por aquellos que se dedican a vestir prendas con su rostro (La Razón, 2016).

Curiosamente, el actual dueño de los derechos sobre la imagen de Frida Kahlo, el venezolano Carlos Dorado, reconoció en entrevistas que él no supo quién era Frida Kahlo hasta que vio su rostro estampado en la camiseta de uno de sus empleados. Posteriormente se dio a la tarea de investigar más sobre la pintora y, más adelante, se le presentó la oportunidad de comprar los derechos de comercialización del nombre y de la imagen de Frida a la sobrina de esta, Isolda Pinedo Kahlo (Gutiérrez, 2018).


BIBLIOGRAFÍA

El Universal. (11 de junio de 2015). ¿Por qué Frida Kahlo es una leyenda?. Disponible en: http://www.eluniversal.com.mx/articulo/cultura/artes-visuales/2015/06/11/por-que-frida-kahlo-es-una-leyenda.

Fregoso, J. (7 de julio de 2018). Boom Frida Kahlo: ícono feminista y problemas con los derechos de marca. Infobae. Disponible en: https://www.infobae.com/america/mexico/2018/07/07/boom-frida-kahlo-icono-feminista-y-problemas-con-los-derechos-de-marca/.

Gutiérrez, V. (1 de agosto de 2018). Frida Kahlo, una marca global. El Economista. Disponible en: https://www.eleconomista.com.mx/arteseideas/Frida-Kahlo-una-marca-global-20180801-0083.html.

GlobalMedia. (4 de septiembre de 2017). Frida Kahlo, una artista que se convirtió en marca. Disponible en: https://www.globalmedia.mx/articles/Frida-Kahlo-una-artista-que-se-convirti%C3%B3-en-marca.

Heilbroner, R. y Aristu, J. (1996). El capitalismo del siglo XXI. Barcelona: Península.

Kahlo, F., Moix, A. y Tibol, R. (2005). Ahí les dejo mi retrato. Barcelona: Lumen.

López-Dóriga. (19 de octubre de 2016). Frida Kahlo es una ‘marca registrada’. Disponible en: https://lopezdoriga.com/vida-y-estilo/frida-kahlo-es-una-marca-registrada/.

La Razón. (6 de julio de 2016) Frida Kahlo: retrato del activismo político y feminista. Disponible en: https://www.larazon.es/cultura/frida-kahlo-retrato-del-activismo-politico-y-feminista-IL13093092.

Puga, E. (1996). Maldito mercado: manifiesto contra el fundamentalismo neoliberal. Barcelona: Ediciones B.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *